Coming soon

Los Inmigrantes comparten la lucha en el Ejército de los Estados Unidos

El texto de este blog fue escrito en su totalidad por Por Margaret Stock*

Todo voluntario del ejército Norteamericano se distingue por su patriotismo que no conoce fronteras y ese patriotismo es compartido por los inmigrantes cuyo servicio es escencial para la misión. De hecho los inmigrantes representan casi el 5 por ciento de las fuerzas armadas hoy en día. Son leales a Norteamériica y atienden el llamado para pelear por los principios de libertad y democracia justamente como lo hacen los soldados nacidos en los Estados Unidos. Para los no ciudadanos que reúnen los requerimientos para enlistarse y servir honorablemente, el servicio al ejército estadounidense ofrece una vía única para alcanzar la ciudadanía.

Los soldados no nacidos en Estados Unidos juegan un rol especial en la milicia. Los Estados Unidos son un poder global y para proyectar ese poder de manera efectiva, el ejército necesita soldados, paracaidistas e infantes de marina con formaciones diversas -incluyendo la habilidad de hablar muchos idiomas y entender otras culturas y sociedades. En la lucha contra el terrorismo, los inmigrantes realzan al ejército estadounidense al entender los idiomas y sociedades en las que sus tropas están peleando. Eso es porque la mayoría de los estadounidenses nativos carecen de la habilidad lingüística y cultural necesaria para el éxito de la misión en países como Afganistán e Irak.

Los inmigrantes también ayudan a mantener la reserva de voluntarios. En tiempos de guerra, es particularmente difícil para las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos encontrar personal calificado -particularmente cuando el ejército debe competir para reclutar personal con otras agencias gubernamentales además de con el sector privado. Si las fuerzas armadas no aceptáran enlistar a inmigrantes no reunirían al personal necesario para tener reclutas altamente calificados. Incluso un llamado a los nativos estadounidenses no sería una fuente de personal que hablara Árabe, Darí, Pashto y otros idiomas estratégicos.

Los soldados inmigrantes han resultado críticos para el éxito estadounidense en cada guerra. Ellos han sido elegibles para enlistarse desde la Guerra de Revolución y han servido con gran distinción. Alfred Rascon fue un inmigrante indocumentado de México que sirvió en la armada y ganó la Medalla de Honor durante la Guerra de Vietnam. Poco después se volvió ciudadano estadounidense. El General John Shalikashvili, el anterior Jefe del Servicio Secreto, llegó a los Estados Unidos de Polonia poco después de la Segunda Guerra Mundial. Raphael Peralta, un inmigrante de México que ingresó a la Marina de los Estados Unidos tan pronto como recibió su recidencia legal y se sacrificó por sus compañeros durante la batalla de Fallujah, quizá sea solo el más reciente de una larga lista de inmigrantes en recibir la distinción militar al valor más importante de ésta nación.

Servir al ejército es una vía ya tradicional a la ciudadanía. A través del servicio militar los inmigrantes prueban su lealtad a su nueva patria y se integran más rápidamente a la sociedad estadounidense. Sus servicios matienen una orgullosa e incuestionable tradición en nuestra nación de inmigrantes.

* Margaret Stock es una Abogada admitida en Alaska y miembro de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración; Teniente Coronel en la Policía Militar; Reserva de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos; asignada como Profesora Asociada en el Departamento de Ciencias Sociales en la Academia Militar de los Estados Unidos en West Point, Nueva York. Las opiniones expresadas en este reporte son del autor y no necesariamente representan las opiniones de la academia Militar de los Estados Unidos, de la Armada, del Departamento de Defensa, ni de ninguna otra agencia gubernamental.

Comenta sobre este tema

(Page 1)

PUBLICIDAD

Últimas Noticias

    Latino Network Blogs

    Engadget

    Autoblog

    TMZ